martes, 20 de diciembre de 2011

DÍAS GRISES


XEROX

A veces me rebelo como una vieja fotocopiadora. Arrojo papeles con manchas de tinta o simples hojas en blanco. Al menos, hasta que alguien pone ante mí un poema digno de copiarse cien veces. Por lo menos, hasta que las ratas toman el barco y claudico como un pobre Judas. Y, otra vez, como si ya no me doliera, a fotocopiar documentos sin sustancia. Constituciones, tratados o biblias. Ya sabes.Toda esa mierda de cosas.
                                         
                                            La vida secreta (Inédito (2011)