martes, 27 de mayo de 2014

UN POEMA Y UN TEMA DE FAMILY

ORO


Detenida en estas líneas, ella me mira con deseo: rubia y carnosa mujer como Gracia de Boticelli, que pasó junto a mí sin fijarse en una calle de Valencia. Y digo que esos pendientes que brillaban en sus lóbulos -por los vaivenes de un falso azar que aquí construyo a mi antojo- están hechos con el oro del anillo que perdí una tarde, en la maleza de un jardín que, sea o no verdadero, ahora se hace real sólo porque lo escribo.