miércoles, 29 de abril de 2009

ACTOS DE PRESENTACION DE "FEOS"


Hola, amiguitos. Aquí una serie de eventos que se realizarán en los próximos días, y en los que intervendré para dar a conocer mi libro de relatos "Feos". Por si os interesa.

El jueves, 30 de abril intervendré en el programa de radio de Ramón Palomar Abierto al mediodía que se emite en LP PUNT RADIO (92.0), y que se emite de 12 a 14 horas. Supongo que saldré en antena sobre las 12.30h.

El viernes, 1 de mayo, cita en la Feria del Libro de Valencia donde se presentan las novedades de la Editorial Denes, Colección Calabria de narrativa, entre ellas "Feos". 12.30 horas. Espacio de actividades 2


Finalmente, el domingo, 3 de mayo, estaré por la mañana en la Feria del Libro a partir de las 11.30, en el Stand 32 Libreria L,esplai, firmando ejemplares de los dos libros míos publicados por Denes ("Cromos" Poesía, 2007 y "Feos" Relatos, 2009).





viernes, 24 de abril de 2009

V FERIA DEL LIBRO DE CHIVA (VALENCIA)


V Feria del Libro de Chiva


Programación
Día 24 Viernes
11:00 h. Inauguración.
11:30 h. Visita coordinada de los centros docentes de la localidad.
19:30 h. Teatro de calle: "Paraularia", propuesta de animación lectora de Vicente Cortés, el cuentacuentos.
Día 25 Sábado
12:30 h. Animación musical a cargo de la charanga "A tot vent".
18:30 h. Presentación literaria, Premios Otoñó Villa de Chiva, XVII Edición:
"Feos", del escritor valenciano Rafael Camarasa, premio Alhóndiga de narrativa breve.(El acto contará con la presencia del autor).
"El que cuenta las sílabas", del poeta gaditano Ricardo Bermejo, premio Sargantas de poesía.
20:15 h. Recital poético musical a partir de algunos de los poemas del libro objeto de la presentación. Interpretes: Lourdes Vallés, violonchelo. Rafael Nácher, voz.

jueves, 16 de abril de 2009

KETCHUP


KETCHUP

La puerta del ascensor se abrió, y una vecina que salía se le quedó mirando. Desde que vivía en el edificio, era el primer hombre disfrazado de payaso que se encontraba en el garaje.

-Voy a un cumpleaños -dijo él, haciendo sonar la bocina que llevaba en el bolsillo, y la mujer sonrió como si todo adquiriera sentido.

Cuando el clown llegó a la vivienda, introdujo la llave en la cerradura procurando no hacer ruido y, una vez dentro, se dirigió con cautela a la habitación de matrimonio. Los grandes zapatones, para no tropezar con los muebles, le obligaban a levantar mucho los pies y dar cómicos pasos que hubieran sido la delicia de cualquier espectador. Tal y como había previsto, los encontró en la cama follando. Ella, de espaldas a la puerta y a horcajadas sobre el hombre, apenas se dio cuenta de nada. El payaso sacó un cuchillo jamonero de uno de sus altos calcetines a rayas y lo hendió junto al omoplato izquierdo de su esposa. Al caer hacia un lado, la mujer dejó al asustado amante con los huevos al aire. De un certero mandoble seccionó la polla del semental, que aún recibió otra cuchillada en el cuello para que no gritara. Terminada la tarea, tiró el arma y se limpió como pudo las salpicaduras de sangre del disfraz. Después abandonó la casa, con los amplios pasos de los de su gremio cuando huyen del compañero de la cara blanca.

Ya en el coche, que había dejado en su plaza de garaje y al que accedió por el ascensor sin cruzarse esta vez con nadie, miró la hora y comprobó que tenía sólo diez minutos para llegar al trabajo. Después de conducir temerariamente por la ciudad, más que por la prisa o el tráfico, por la dificultad para manejar los pedales con aquellos gigantescos zapatos, llegó a la hamburguesería y aparcó en segunda fila. En la puerta, con una placa en el pecho que le identificaba como encargado y le libraba de llevar el humillante gorrito que lucían el resto de empleados, le esperaba un orondo joven.

-Llegas tarde -le dijo, dando golpecitos con el dedo a su reloj-, sólo tenías permiso para ausentarte media hora.

El payaso lo esquivó sin excusarse y entró en el establecimiento. De un vistazo, localizó el grupo de niños que celebraba el cumpleaños y se acercó a él.

-¡Hola, hola, hola…, soy Ronald McDonald! -les gritó, con un bocinazo de fondo.

Los muchachos comenzaron a aplaudir y pronto le rodearon. Él se arrodilló en el centro como un mesías, sabiendo que era la última vez. Los más pequeños le tocaban la nariz, y otros acariciaban su peluca. Algunos observaron que, como ellos, llevaba manchas de ketchup en la ropa.

del libro de relatos "Feos" (Editorial Denes,2009)

miércoles, 15 de abril de 2009

EL PEZ GORDO ( Usa protector solar)




Bellísimo vídeo que me ha mandado mi amiga Sonia. Conocía el texto. Hace tiempo que me lo envió otro amigo escritor -Fernando Garcín-, y ya por entonces me pareció hermoso. Está sacado -el texto- de la película de 1999, "The Big Kahuna" (El pez gordo), dirigida por John Swanbeck, e interpretada por Kevin Spacey (40 y tantos), Danny de Vito (60 y tantos) y Peter Facinelli (22...). Escrita por Roger Rueff, basada en su propia obra de teatro. Todo esto, en la película, lo dice con voz en off Kevin Spacey, en la última escena antes de los créditos de la peli. Aquí aparece aderezado con hermosas imágenes y una música final que en nada desmerece a las palabras. Escuchádlo o leédlo, y reflexionad sobre lo que dice. La historia de casi todas nuestra vidas.

martes, 14 de abril de 2009

14 DE ABRIL


Sobran las palabras. Hoy es una fecha importante. Al menos, para mí. El aniversario de la proclamación de la 2ª República española. Y recordad, no hay dos sin tres.

lunes, 6 de abril de 2009

TERRORISMO POETICO (HAKIM BEY)


El texto que me hubiera gustado escribir a mí, ya estaba escrito. Lo escribió Hakim Bey, seudónimo de Peter Lamborn Wilson (n. Nueva York, 1945). Es un escritor, ensayista y poeta estadounidense que se describe a sí mismo como “anarquista ontológico" y sufí. Hakim Bey significa "El Señor Juez" en turco. Se hizo famoso en 1990 con su obra Zona temporalmente autónoma. Algunos escritores lo consideran el padre ideológico de los hackers. Antes de hoy, no lo conocía, y todo esto lo descubrí rastreando en internet. Si ningún género de dudas, a partir de ahora seguiré su pista. Debo reconocer que siempre he tenido la tentación de hacer todo lo que se dice en este texto, y de alguna manera más íntima es lo que trato de hacer cuando escribo.


BAILES INVEROSÍMILES EN CAJEROS automáticos nocturnos. Despliegues pirotécnicos ilegales. Land art, obras terrestres como extraños artefactos alienígenas desperdigados por los parques naturales. Allana moradas pero en vez de robar, deja objetos poético-terroristas. Secuestra a alguien y hazlo feliz. Elige a alguien al azar y convéncele de ser el heredero de una inmensa, inútil y asombrosa fortuna -digamos 5000 hectáreas en la Antártida, o un viejo elefante de circo, o un orfanato en Bombay, o una colección de manuscritos alquímicos-. Al final terminará por darse cuenta de que por unos momentos ha creído en algo extraordinario, y se verá quizás conducido a buscar como resultado una forma más intensa de existencia. Instala placas conmemorativas de latón en lugares (públicos y privados) en los que has experimentado una revelación o has tenido una experiencia sexual particularmente gratificante, etc. Ve desnudo como un signo.

Convoca una huelga en tu escuela o lugar de trabajo sobre las bases de que no satisfacen tus necesidades de indolencia y belleza espiritual.

El arte del graffiti prestó cierta gracia a los laidos subterráneos del metro, y a los rígidos monumentos públicos; el TP también puede ser creado para lugares públicos: poemas garabateados en los lavabos del juzgado, pequeños fetiches abandonados en parques y restaurantes, arte en fotocopias bajo el limpiaparabrisas de los coches aparcados, Consignas en Grandes Caracteres pegadas por las paredes de los patios de recreo, cartas anónimas enviadas a destinatarios conocidos o al azar (fraude postal), retransmisiones piratas de radio, cemento fresco...

La reacción o el choque estético provocados por el TP en la audiencia han de ser al menos tan intensos como la agitación propia del terror -asco penetrante, excitación sexual, asombro supersticioso, angustia dadaesca, una ruptura intuitiva repentina- no importa si el TP va dirigido a una sola o a muchas personas, no importa si va "firmado" o es anónimo, si no transforma la vida de alguien (aparte de la del artista) es que no funciona.
El TP es un acto en un Teatro de la Crueldad que no tiene ni escenario, ni filas ni asientos, ni localidades, ni paredes. Con objeto de que funcione en absoluto, el TP debe desvincularse categóricamente de toda estructura convencional del consumo del arte (galerías, publicaciones, media). Incluso las tácticas de guerrilla situacionistas de teatro callejero resultan ya demasiado conocidas y previsibles.

Una seducción exquisita -conducida no sólo por la causa de la mutua satisfacción sino también como acto consciente en una vida deliberadamente bella- puede ser el TP definitivo. El terrorista P se comporta como un estafador cuyo objetivo no es el dinero, sino el CAMBIO. No hagas TP para otros artistas, hazlo para gente que no repare (al menos por un momento) en que lo que has hecho es arte. Evita las categorías artísticas reconocibles, evita la política, no te quedes a discutir, no seas sentimental; se implacable, arriésgate, practica el vandalismo sólo en lo que ha de ser desfigurado, haz algo que los niños puedan recordar toda la vida -pero no seas espontáneo a menos que la musa de TP te posea-.

Vístete. Deja un nombre falso. Se legendario. El mejor TP está contra la ley, pero que no te pillen. Arte como crimen; crimen como arte.

[Recogido en CAOS: Los pasquines del anarquismo ontológico (1984) y publicados en T.A.Z. Zona Temporalmente Autónoma, Ed. Original: Autonomedia, P.O.Box 568, Williamsburg Station Brooklyn, NY 11211-0568, EEUU; Ed. Española: Talasa, 1996 c/ Hileras, 8, 1º dcha; 28013 Madrid, traducción de Guadalupe Sordo.]

miércoles, 1 de abril de 2009

COMO ES POSIBLE

video

Volvemos con la seccion RADIO-MOÑAS, que hacía tiempo tenía desatendida.Un vídeo surrealista. Digno de la mejor psicodelia. Ver la camisa de Luis Miguel desabrochada hasta el pecho y los bañadores de las go-gos. Y luego el bailecito mal sincronizado cuando dice aquello de no me busques, no me llames, aunque insitas ya es muy tarde. De malo, el vídeo es buenísimo. Lo que lamaríamos una paradoja. Aunque la canción es pegadiza. De todas formas, a tener en cuenta los arreglos orquestales. Lo mejor.